Festival de tasas de interés y sangría de reservas para frenar la crisis cambiaria

posted in: Economía, Noticias Destacadas | 0

El gobierno de Mauricio Macri decidió que el Estado afrontara altos costos para sortear la crisis cambiaria de una buena vez, convalidando tasas del 40 por ciento anual para que los inversores no abandonen las Lebac y del 19 por ciento fijo durante los próximos ocho años para colocar un bono en el mercado de capitales, además de otra fuerte venta de reservas.

La gestión Cambiemos pasó así “airosa” una jornada que arrancó con la tormenta perfecta: al vencimiento de Lebac por 617 mil millones de pesos se le sumó la presión externa por una nueva suba de la tasa de interés de Estados Unidos, al 3,056%, y el fortalecimiento del dólar, publicó el diario La Voz del Interior. 

El Gobierno informó los resultados del día reordenando la comunicación política de las medidas económicas: destacó la “coordinación” con el Banco Central, dio a conocer una baja del 44% del déficit fiscal primario temprano y focalizó en la “confianza” hacia el Presidente.

El Central logró renovar el 100% de las Letras que vencían e incluso fue más allá: colocó 5.000 millones de pesos adicionales, pagando una tasa del 40% anual para el plazo más corto, de 30 días.

Desde el arranque, la autoridad monetaria volvió a jugar fuerte: puso por segundo día consecutivo unos 5.000 millones de dólares arriba de la mesa para el que lo quiera comprar a un precio de $ 25. Vendió finalmente 791 millones y la presión se descomprimió.

El tipo de cambio cerró en las ventanillas de los bancos porteños a un promedio de 24,677 pesos. Se registró así el primer retroceso en 18 días cambiarios, desde el 23 de abril cuando se inició la tormenta financiera.

Devaluación

En ese lapso, el Banco Central sacrificó 7.739,4 millones de dólares de las reservas internacionales y el peso se devaluó 20,5%. En paralelo, la tasa de interés de referencia saltó del 27,25% al 40%, con una escala intermedia en el 30%.

A poco del inicio de una jornada que prometía enormes desafíos y de forma inédita, Presidencia comunicó que en abril el déficit fiscal primario se desplomó un 44,6% y que por 10° mes consecutivo los recursos se expandieron por encima de los gastos.

Señal tras señal, minuto a minuto, así fue la estrategia desplegada por el Gobierno para “combatir” el nerviosismo del mercado y evitar por todos los medios que el supermartes se convirtiera en un “martes negro”.

El misterio de Finanzas salió al mediodía a colocar bonos del Tesoro (“Botes”, se llama) de largo plazo, por lo que se alzó con 73.249 millones de pesos, a tasas del 20% por ciento para los emitidos a cinco años y del 19% para los ubicados a ocho años. Allí jugaron un rol decisivo los fondos internacionales BlackRock y Templeton trayendo unos 2.000 millones de dólares del exterior para pasarse a pesos y comprar bonos.

“Hemos podido hacer la licitación en lo que fue el peor día del año para los mercados emergentes. Es una licitación en pesos a tasa fija y a largo plazo. No hay un mayor voto de confianza para el país, el Presidente y plan económico de Cambiemos (que esto)”, dijo Luis Caputo, el ministro de Finanzas, en una conferencia junto con su par de Hacienda, Nicolás Dujovne.

A su turno, Dujovne volvió a reconocer que la turbulencia financiera de los últimos días, con una devaluación del 15% sólo en mayo, “algún impacto” tendrá en la inflación de este mes, aunque optó por pedir “tranquilidad” porque una vez superado el nerviosismo financiero las variables van a volver a su curso.

El jefe de Hacienda hizo hincapié en “resaltar la coordinación” con la que ha funcionado el equipo económico en estos días. “Funcionamos todos juntos para llevar tranquilidad y para que nuestras políticas lleguen a buen curso”, sostuvo el funcionario y señaló que el Banco Central actuó consistente con las estrategias de Finanzas para emitir nueva deuda en pesos.