Las redes sociales se mueven para defender a la mujer

19 Ene, 2018

Por Micaela Urdinez – Columna publicada en el diario La Nación.

Los efectos del movimiento “Time is up” tiene consecuencias que van mucho más allá de las denuncias de acoso y abuso sexual en la industria de Hollywood. También alcanzan otros universos como el de la música y ayudan a que la sociedad reaccione cada vez más a situaciones que antes se pasaban por alto.

Hoy se conoció la noticia de que el gigante de Spotify decidió retirar de su catálogo la canción “So surubinha de leve”, del cantante de funk carioca Mc Diguinho, después de recibir numerosos reclamos a través de la plataforma que señalaban que la letra hace apología de la violación. La pregunta que surge es: ¿La compañía hubiera hecho eco de este pedido hace seis meses atrás o es mérito de la lucha por los derechos de la mujer que explotó a partir de las denuncias a Harvey Weinstein?

Como sea, el factor aglutinante de la toma de conciencia sobre la necesidad de revalorizar el rol de la mujer, los estereotipos que la encadenan, las bases de la cultura machista que todavía se impone y de debatir la igualdad de salarios, es la denuncia social. Miles y millones de personas que desde las redes sociales – y en este caso a través de la plataforma – alzan su voz para reclamar una nueva manera de valorar a la mujer y defender sus derechos.

Además de esta presión vía Twitter, Facebook e Instagram, en Youtube desde la cuenta Carol É Vitória, de dos jóvenes cantantes brasileñas populares en Internet – con alrededor de 2.600.000 suscriptores en la plataforma de videos y 1.600.000 en Facebook – subieron un video titulado “Surubinha de leve (respuesta femenina)” en donde las jóvenes increpan a Mc Diguinho a repensar su visión sobre los abusos y las violaciones contra mujeres.

La canción cuyo título en español equivale a “Solo una pequeña orgía” dice: “Dale alcohol, después métele el pene y déjala en la calle. Voy a tocar tus genitales sin parar y si pides que pare, no voy a parar, porque has decidido venir para tener sexo, entonces ven aquí, si quieres, vas a aguantar”. No es el primer tema que incluye contenido ofensivo contra la mujer ni será el último, pero sí es un dato alentador que hayan decidido retirarlo. Seguramente, a partir de ahora, Spotify estará más atento a los futuros contenidos que suba y los mensajes que encierran.

Los temas de género llegaron para quedarse. En nuestro país, primero llegó en 2015 el movimiento #NiUnaMenos que no sólo puso en agenda el tema de los femicidios, y movilizó a un país a las calles, sino que ayudó a otras conquistas: por ejemplo, que en junio de 2017, se aprobara la ley contra el acoso callejero.

Después vendrían las miles de mujeres que se sumaron, en todos los países, a la campaña #metoo para dejar en evidencia que, lamentablemente, el acoso y el abuso siguen siendo una práctica muy enquistada en el mundo actual.

La batalla final no está ganada, pero sí ya son visibles algunas conquistas. Quizás, la más significativa y esperanzadora, es la catarata de pedidos de disculpas de hombres exitosos – figuras respetadas en lo suyo y por eso, referentes de la opinión pública y de los más jóvenes – sobre sus conductas inapropiadas. Mc Diguinho ya publicó un mensaje en el que dice que vive con su madre, hermanas y una sobrina por lo que “jamás denigraría el honor y la moral de las mujeres” y que, por “respeto”, su música será lanzada con censura. Otra conquista.

El mundo ya no es el mismo. Sin embargo, falta mucho camino por recorrer. Sin lugar a dudas, la palabra, la denuncia, y la lucha en las redes sociales, son y seguirán siendo las mejores aliadas para poder terminar de darle a la mujer, el lugar y el respeto que realmente se merecen.

Entradas relacionadas