El alza del dólar se traslada a los precios

30 Dic, 2017

Las petroleras tienen definida una suba de combustibles en torno al 6 por ciento. La moneda extranjera cerró 2017 en 18,92 pesos.

Por la suba del dólar y el crudo, las petroleras aumentarán en los primeros días de enero los precios de las naftas y del gasoil, lo que elevará el costo del flete y, por cascada, de los bienes de consumo masivo, principalmente de la canasta básica, publicó el diario La Voz del Interior. 

Esa presión sobre la inflación se sumará a la que ejercerán el alza del 4 por ciento en la medicina prepaga, el arrastre de diciembre de las tarifas eléctrica y de gas y el incremento estacional de esparcimiento y recreación, en plenas vacaciones.

El dólar subió un 17 por ciento en el año y cerró en 18,92 pesos. Esa alza estuvo por debajo de la inflación, estimada en el 22,8 por ciento. Mientras, la nafta súper escaló 32,6 por ciento y el gasoil, 28 por ciento. Los incrementos no coinciden porque el crudo estuvo regulado hasta el 1° de diciembre.

La cuestión es que 9 puntos de los 17 que subió el dólar en el año fueron sólo en diciembre, justo cuando el Gobierno liberó el mercado de los combustibles.

En paralelo, el barril de petróleo llegó a los 60,42 dólares en Estados Unidos y en Europa el Brent tocó los 66,87 dólares, los mayores niveles en 30 meses.

Lideradas por YPF –controlada por el Gobierno–, las petroleras (Axion, Shell, Oil y Petrobras) debatían ayer cuándo aplicar el incremento, que será del seis por ciento, según fuentes de ese sector corporativo. Los estacioneros, como en los aumentos anteriores, miran de afuera.

Juan Carlos Basilico, presidente de la Federación de Expendedores de Combustibles (FEC), dijo a La Voz que un seis por ciento sería razonable por la aceleración del dólar, pero advirtió que más no porque “se irán al diablo los precios de la canasta básica”.

Pablo Bornoroni, presidente de la Federación de Expendedores del Centro del país, consideró que “el retoque” llegará en los primeros días de enero, pero aclaró que aún no tenía información oficial.

Eso tendrá un efecto cascada, dado que en Argentina el 80 por ciento de la carga se transporta por camiones y el flete subirá dos por ciento. Y se suma la problemática de que cada vez más productos son importados o tienen componentes del exterior, por lo que también les pega la devaluación.

Autos y alimentos

En un mercado en el que siete de cada 10 autos son importados, las automotrices ya empezaron a ajustar: el primer paso lo dio Hyundai, con un alza del 6,3 por ciento en pesos esta semana (y 11% en el mes).

Las otras marcas y las importadoras de motos están haciendo la ecuación entre la suba del dólar y la baja de impuestos internos que determinó la Reforma Tributaria, y aplicarán ajustes la próxima semana.

En la canasta de alimentos aumentarán todos los importados: el cerdo, que viene de Dinamarca y Brasil; las bananas, que llegan de Panamá, Ecuador y Bolivia; y se sumarán kiwi, palta, uvas, naranjas, manzanas, ananás y chocolate, entre otros.

Los alimentos y bebidas de producción nacional subirán, estiman las empresas, uno por ciento adicional en enero debido al encarecimiento del plástico. Fenómeno que repercutirá también en las industrias del calzado, del juguete y de la construcción.

Entradas relacionadas