Fadea en busca de socio extranjero para fabricar el avión Pampa

11 Oct, 2017

Para el Gobierno, el proyecto no puede depender solamente de fondos públicos; ya negocian con dos empresas.

Desde el Ministerio de Defensa hay conversaciones abiertas con una empresa sudafricana y otra alemana que podrían ser potenciales socias de la Argentina para la fabricación del Pampa, un avión de entrenamiento de avanzada.

Sólo de esa manera -y no dependiendo únicamente de las arcas del Estado- el modelo se producirá en la Fábrica de Aviones Brigadier San Martín (Fadea), que recientemente celebró 90 años.

El ministro Oscar Aguad señaló durante el acto conmemorativo que hay que encontrar un socio porque el presupuesto del Estado no alcanza para fabricar aviones: “La única forma de fabricar el Pampa en serie y no sacarlo de la línea de montaje es con un socio”.

“No podemos ser Fuerza Aérea dependientes, no hay ninguna intención de vender nada, pero sí de ser eficientes”, remarcó, y enfatizó que el presidente Mauricio Macri está “comprometido” con el futuro de la fábrica.

Fuentes del ministerio confirmaron a LA NACION que el sondeo en marcha es con Paramount Group (Sudáfrica) y con la alemana Grob (Fadea tiene varias aeronaves de esta compañía). “Hay interés en asociación por proyecto, de manera puntual”, explicaron.

Mientras Grob propone armar el avión en Alemania, llevando las partes desde Córdoba, los sudafricanos -con quienes las autoridades de la empresa se reunieron ayer- quieren incluir su aviónica en el Pampa (es decir, todo lo relacionado con el instrumental).

La clave para la venta de aviones es el financiamiento, lo que la Argentina sola no está en condiciones de garantizar.

Aguad insistió en que el Pampa es un “excelente producto para entrenamiento avanzado” y que “hay interés en el mercado”. Podría incluso hacerse como avión artillado. “La idea es que esta fábrica vuelva a tener el brillo que tuvo, pero sin hipotecar a las generaciones futuras”.

La referencia implícita fue a que en 2015, cuando era administrada por La Cámpora, la compañía alcanzó un déficit de $ 1500 millones; el estimado para este año es de $ 260 millones (la mitad que en 2016) y se espera llegar al equilibrio presupuestario en 2019.

Fadea tiene un presupuesto de $ 2500 millones y unos 1000 empleos (a través de retiros voluntarios y jubilaciones anticipadas la planta se redujo en unas 350 personas). “Sabíamos que el desafío por delante era tremendo, nos encontramos con una empresa quebrada”, describió su presidente, Ércole Felippa.

El directivo destacó que en poco más de un año pusieron a volar el Pampa 3 (se producen otros tres que se entregarán en el arranque de 2018), terminaron el primer avión de material compuesto diseñado en Fadea, el IA 100; completaron la modernización del Hércules TCS 61 en “tiempo récord”, y hay avances en la provisión de piezas a Embraer, además de exportar dos Puelche.

Coincidió con Aguad en que para tener sustentabilidad hay que generar negocios por fuera del Estado y, con ese objetivo, analizan sumar nuevos clientes de aeropartes y ser centro de mantenimiento de aviones civiles en la coyuntura de crecimiento del mercado aéreo nacional.

Fuente: La Nación

Entradas relacionadas